La primera toma de contacto con el dentista, un momento clave

La primera toma de contacto con el dentista, un momento clave

Cada vez encontramos un mayor número de menores con problemas bucodentales, especialmente relacionados con las caries. La alimentación y sobre todo la higiene bucal juegan, en este sentido, un papel fundamental a la hora de prevenir futuros problemas. Por eso desde Clínica Dental Altozano queremos hacer especial hincapié en la importancia de cuidar los dientes desde el principio.

consulta-menor

Prevención en el primer año de vida

Hace unos años, los pediatras recomendaban realizar la primera visita al dentista entre los 3 y los 6 años, en la denominada etapa preescolar, justo cuando se produce el inicio de la escolaridad infantil. Sin embargo, ahora son muchos los profesionales que aconsejan que esta cita se adelante al primer año de vida. Y es que es importante contar con una primera visita al dentista antes de los 12 primeros meses a fin de que el profesional pueda revisar los dientes y encías. Esta cita también es idónea para detectar posibles caries del biberón, más que habituales a causa de la exposición prolongada de los dientes del niño a bebidas que contienen azúcar. También es un buen momento para empezar a estudiar posibles alteraciones de crecimiento o mordida, detectar posibles problemas y corregir malos hábitos. Tras esa primera revisión, si todo va bien, los controles deben hacerse una vez al año.

brushing-teeth-787630_1920

Higiene desde la primera dentición

Sin embargo, al margen de la primera visita al dentista, los profesionales odontopediátricos recomiendan trabajar la higiene dental del menor en cuento tenga lugar la erupción del primer diente, es decir, a partir de los 6 primeros meses. En este caso, y hasta los dos años, es necesario utilizar un cepillo de dientes especial con pasta dentífrica con 500 ppm de flúor en una cantidad no superior a un grano de arroz. Hay que tener en cuenta que los dientes sanos, también en el caso de los bebes, deben tener un color blanco uniforme. En el caso de que no sea así o de que el diente aparezca con algún tipo de manchas o adquiera otro color, es importante consultar a un dentista. Es recomendable cepillar los dientes del niño dos veces al día, por la mañana y por la noche. Una vez que sean mayores, pueden hacerlo ellos de manera autónoma, pero siempre bajo la supervisión de un adulto, a fin de asegurarse de que utilizan la cantidad adecuada de pasta de dientes y evitar posibles heridas o accidentes.

No podemos olvidar que los dientes de leche juegan un papel esencial en la vida de los niños y niñas y permanecen en su boca hasta los 12 años, con lo cual es importante cuidarlos. Empezar pronto es la clave para una vida de buena salud dental.

Slide background

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies política de cookies

ACEPTAR